lunes, 8 de mayo de 2017

DETRÁS



Detrás de esa imagen de pantalla fría,
un alma prostituida,
un cuerpo en compraventa,
o quizá respira aquella vida hembra
que una vez amaste.

Al final de esa patada errada
bebe vino un ser
al que han robado una y otra vez
hasta dejarlo desnudo de esperanzas.

En la punta acerada de la casa desencantada
tiembla la parálisis atómica de un niño asustado:
está dejando de ser niño
mientras grita con sus ojos como platos.

Y en la televisión del cuarto de al lado,
a la hora de la siesta,
suenan, entre ecos, los disparos
del Séptimo de Caballería.

Pasó otro día
y dos mil párpados humanos
sobre mil bocas inhumanas
se cierran.

Espejismos de silencios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo positivo...