jueves, 29 de junio de 2017

TROZO DE CIELO

Este trozo de cielo, hoy,
gris de tristeza,
está cansado.
Por eso se ha dejado caer
sobre los tejados y sus antenas,
sobre los árboles centenarios
de la avenida.


Su peso se siente en los hombros,
en la cabeza de los habitantes.
Ellos,
sin saberlo,
y a costa de sus exiguas fuerzas
 

-¡criaturas!-

ayudan a sostenerlo mientras siguen

                                 embutidos

        en su frenesí cotidiano, circadiano.

Gracias a Dios:
solo se ven 

             -desde- 
             a sí mismos.

A veces,
sus ojos miran hacia abajo,
casi siempre,
a los lados.

Solo, de vez en cuando...un segundo
                                allí arriba.

Lista de la compra,

                en la cabeza,
 

-así podremos olvidar cualquier cosa-.

Menos mal...
De otro modo, podrían ponerse de acuerdo,
por primera vez,
para, apartándose a un tiempo,
dejarlo caer más abajo de esa capa de hojarasca.
.
.
.
Ráfagas y más ráfagas...
son de otoño.

El cielo, hoy,
de un gris cansancio.





                                                                                                   Octubre, 2016.

lunes, 8 de mayo de 2017

COSAS QUE PUEDES INTENTAR PERDONARME


Esa tarde
tú me avisabas orgulloso
de tu nuevo logro:
tirarte por la barra del columpio
solo.

Yo, mientras, hablaba por teléfono,
y hacía como...

Te dejo constancia escrita.
La añado a la lista:
'Cosas que puedes intentar perdonarme' [ojalá].

DETRÁS



Detrás de esa imagen de pantalla fría,
un alma prostituida,
un cuerpo en compraventa,
o quizá respira aquella vida hembra
que una vez amaste.

Al final de esa patada errada
bebe vino un ser
al que han robado una y otra vez
hasta dejarlo desnudo de esperanzas.

En la punta acerada de la casa desencantada
tiembla la parálisis atómica de un niño asustado:
está dejando de ser niño
mientras grita con sus ojos como platos.

Y en la televisión del cuarto de al lado,
a la hora de la siesta,
suenan, entre ecos, los disparos
del Séptimo de Caballería.

Pasó otro día
y dos mil párpados humanos
sobre mil bocas inhumanas
se cierran.

Espejismos de silencios.

viernes, 21 de abril de 2017

AUTOBÍO



No sé cómo he llegado hasta aquí
Al borde de este camino polvoriento he crecido
Últimamente, varias veces al día
Un perro me orina encima
Me estoy pudriendo desde la raíz
Tengo cien años
Pero no es por eso
Creo que es por los perros
Nadie recoge mis bellotas
Tienen mal sabor para los cerdos
Peor para las personas
No me había ocurrido antes


TERROR




Ha bajado el terror a la Tierra
Y tiemblan los hombres, las madres
los niños, los poetas

Ha sangrado el terror en la Tierra
Por favor Yahveh-Alá
Que no haya vida
en otros planetas

OFERTA (DE CORAZÓN)



Se precisa abrazador/a, besuqueador/a o conversador/a
Horario a convenir. Ideal a jornada completa
Posibilidad de ampliación de contrato. Conversión a indefinido tras 6 meses
Salario fijo más incentivos
No se requiere experiencia previa
Imprescindible buena disposición
Se realizará entrevista previa y prueba práctica

Demandante:

Persona necesitada pero seria
Cada vez más seria
Urge: casi esta rígida
Razón: este corazón



ORÍGENES



Al principio fue el Verbo
No el papiro
Ni el libro
Al principio fue el Verso
El de la mirada del Niño
El de la amapola
                               junto al camino reseco

Si. Al principio fue el Cielo
Pero no un cielo cualquiera
No nos lo manches, por favor
De él sabemos que, si piensa,
le van naciendo universos
del Corazón

lunes, 17 de abril de 2017

ORACIÓN DE (RE)PETICIÓN





Una llamada, no más
Ni ‘wasa’ ni foto de ‘instagram’
Ni ‘feisbuk’, ni video de ‘yutub’
Ni que le des a "me gusta"
Escribir en ciento cuarenta caracteres asusta
Una llamada, por favor
De teléfono
O al telefonillo
De atención
O una carta larga en el buzón
(por favor, postal, no)
Si es porque apetece, mejor


domingo, 16 de abril de 2017

ANHELOS





Pedía limosna cada día, al terminar la tarde.

Salía a la calle y, junto al semáforo de la avenida (siempre el mismo), abría los brazos de par en par.

Así se quedaba durante horas, hasta que el hormigueo, los calambres y las lágrimas, se los bajaban. Entonces empujaba sus pasos hacia su silenciosa vivienda.

Dejaba junto al semáforo, hasta la tarde siguiente, el cartelito que acompañaba su eterna espera:

"Una ayudita, por favor. No tengo a nadie que me quiera. Deme usted un abrazo si le sobra"


sábado, 15 de abril de 2017

EPITAFIO





Era un mal químico
No quería saber nada de moléculas
Solo anhelaba ser espíritu puro
.
.
.
Helo aquí