lunes, 16 de octubre de 2017

OPTIMISMO CIRCADIANO



Nada puede argüirse
en contra de este día:
en el cielo, una luz reducida
y sonidos de aves
resonando en vacuidad de disarmonía;
el oxígeno, hoy, no flamea
y forma en paz su molécula
-ávida la inhalación-;
los fresnos del parque, enfermos,
aún dan algo de sombra, un año más.

Nada puede argüirse en contra de este día
Madura la nuez deseada
vacía
de automatismos no solicitados,
Humanas cáscaras calmadas
Rarísimo y amenazado electrodo positivo
en un ciclo fenológico temido
-circadiano optimismo-.

AÉREA PERSPECTIVA


Entre petróleos imposibles
Se agostan las huellas digitales un día más
El mar quedó muy atrás
Etéreos sueños se enrumban en ascensos celestes
Alas sin plumas, batidas una y otra vez
por el músculo de un astro hirviente
Todo se vuelve célula, átomo, quark
vacío
nada

En la frontera que protege al universo de esta raza
todo parece inverosímil
Y aún hasta aquí llegan los ecos de auxilios solicitados 

escupidos en silencio entre quehaceres cotidianos

Las mandíbulas de las estrellas se aprietan
El hígado de la Tierra reza 

anhelos de un nuevo cometa

MATINAL



El alba aún no ha despertado
y en una habitación a oscuras
trata de orientarse un alma.

A tientas, rozo tu cuerpo:
me riego con el futuro de tus cabellos;
inaudible suspiro de alivio,
superpuesto como una sábana
sobre tu exhalación.

Por la ribera de tu cama
el pequeño sueña (fetal posición).
Varias veces: -"Gracias"
Degustación de demora innecesaria...

Con cualquier tejido cubro la sustancia que me separa
y mientras, preparo los siguientes pasos.
En ellos me instalo
para iniciar un viaje perezoso y breve
por entre la brisa recién inaugurada.
En las calles, caras -nos observamos a ráfagas-
Siempre             silencios
Pasos sin tiempo ni sombra compañera.

Al tercer intento un bar abierto.
Conversaciones difuminadas,
me afilo los hierros
y, poco a poco, las voces se aclaran;
deletrean melodías de lamentos:
lágrimas solo por hoy liberadas.

El anciano del manchado llora
y algo de amistad prensada en la palma de una mano se le posa
(encorvada espalda) 
También otros susurran sus lamentos
infinitamente diversos
cambiantes superpuestos.
Con la excusa de conversar
los van lanzando a las nubes con respeto,
con la humildad del que entiende que el mar
hace sufrir al marinero,
que su sal
lo seca por dentro.
Que llegue el viento
Que llegue el viento. 


SUGERENCIA

Oirás esta proclama  
'Haz el amor, no la guerra'
Hijo, más bien tú deja
que el Amor te haga.

TU SONRISA

Cubierto de musgo húmedo
Un cuerpo construido de oscuridad
Inerte en el fondo de una sima artificial
Rezumando anhelo
con ojos ciegos
Sensación de tu sonrisa
Tu sonrisa...
Y aunque sigue morando en el fondo
incapaz de escalar las paredes erguidas
resbaladizas
Ahora ya
Solo
Mira hacia arriba
desde lo hondo

CAMBIO CLIMÁTICO

Entre los dos
Se descongeló el permafrost
Comenzaron a resurgir fragmentos del pasado
Hasta que emergió aquella cría de león de las cavernas.
Estaba encogida en una mueca
Claramente reconocible.

REACCIÓN DE (CON)FUSIÓN



Llegó la hora
de la reacción de fusión
Dos materias inestables reunidas sobre una cama
las frentes, preparadas para la siembra de la semilla,
Somnoliento mutuo abrazo aguardan
Inmersión en inconsciencia
hasta un alba que se reitera
en hundir sus raíces en la nada
 

Confusión,
pesadilla al sol
hasta un nuevo aleteo de sábanas

domingo, 15 de octubre de 2017

MADRUGADA


Ni luces distantes en la torre andalusí olvidada

Ni luna llena o menguante pasada

Ni observatorio astronómico en la pelada coronilla de esa montaña

Ni llantos de bebé con anhelantes nanas

Ni cantos de lechuzas ufanas

Ni parejas en los coches a falta de casas

̶ no, Señor guardia, no hacemos nada ̶ ;

Ni sueños ni desvelos sobre tu almohada blanca

… … … … … … … … … … … … … …

Nada…no habría nada

sin madrugada.

MICRO DE HOMBRE



(aferrado a su destino)

Tras las diversas operaciones a que lo sometió la vida ya podía ver casi con total normalidad.

Pero cada mañana
su bastón blanco lo agarraba
y se lo llevaba por ahí
a chocarse
con toda normalidad

IMPOSIBILIDAD



En el ensimismamiento
la espuma de olas menudas
acaricia una espalda, como si quisiera aliviar su fatigada curvatura
Pero no puede

De nuevo el silencio que precede a la tormenta
Vuelve a salir a escena
el viejo duelo entre dos viejos pistoleros
'No debí irme, no debí volver'.
Después de mil años aun no han enfundado 

sus revólveres quemados
Disparan y disparan
Penúltimas balas

Por unos eones, el cielo queda liberado 

del peso de existir
Ya solo hay montañas y un mar 

construido gota a gota hasta formar 
capas de horizontes anhelados

Montañas lejanas
Montañas cercanas
Montañas de juventud
de la nada
Montañas sobre el mar
Montañas moradas